Puerta de un paraíso natural por descubrir Contacto Hostal Camping Riomalo CTR Bungalows Apartamentos Tarifas Olivar Cabaloria English

Contacta con nosotros por correo electrónico

Llámanos a los números 927 434 020 o 927 434 003

C.T.R. Riomalo. Carretera de Coria, 1. 10624 Riomalo de Abajo. Las Hurdes. Cáceres. España. Tels: 927 434 020 / 03

   Páginas Web: www.riomalo.com     www.lashurdes.com.       Correo electrónico: riomalo@riomalo.com

Diseño web y contenidos: Esther de Aragón. Fotografía: Esther de Aragón, Miguel Méndez, David Santiago y Joaquín Villén . El contenido de textos, diseño y fotografías es propiedad del realizador, de los fotógrafos y del CTR Riomalo

Fotos: Joaquín Villén

LOST THEORY FESTIVAL

El martes 23 de agosto de 2016 comenzó la XI edición del Lost Theory Festival. El evento se celebró al borde del Alagón, en las proximidades de la población hurdana de Riomalo de Abajo (Cáceres), pedanía de Caminomorisco, y en tierras de la vecina Cabaloria (Sotoserrano, Salamanca), convertida hoy en un despoblado por la construcción del embalse de Gabriel y Galán.

La edición de este tradicional evento ha ido reuniendo año a año a miles de personas de todas las zonas del planeta y en Riomalo se hablaba de una cifra de 7.000 asistentes en los últimos días del festival, procedentes de más de 60 países, cifra máxima admitida.

 

ORGANIZACIÓN Y ASISTENTES

La organización del festival, de origen belga, tuvo que extremar las precauciones, puesto que conocían la necesidad de proteger el entorno natural y de evitar cualquier riesgo, sobre todo los incendios. Las medidas tomadas al respecto fueron rigurosas para eludir el más mínimo problema, para las personas y el medio ambiente.

A tal fin, prepararon medios suficientes para combatir cualquier conato de incendio y, además, se dotó a los participantes de un conjunto de normas, entre ellas la prohibición de hacer fuego o de fumar, salvo en los lugares previstos para ello.

Curiosamente, no hizo falta recordar a los asistentes que estaban en una zona natural y debían cuidarla. Observamos que eran personas cultas y educadas, con una filosofía de vida natural y un equilibrio espiritual muy singulares. Y preguntando a quienes se movían por allí, sobre las impresiones recibidas, el adjetivo más frecuente era “alucinante”, tanto el propio festival como quienes habían acudido.

Pero nosotros tenemos que añadir que el comportamiento de todos fue “admirable”, pues, acostumbrados a cómo acaban los festivales en nuestro país, quedamos muy sorprendidos del respeto que por las personas y el entorno demostraron quienes se reunieron en el Alagón.

 

UNA GRAN FIESTA

Desde el martes por la noche, cuando empezó la música, hasta el domingo 28, más de 60 conocidos dj´s llenaron de música electrónica los meandros del Alagón. Elaborados y artísticos escenarios, así como una increíble proyección de luces, convirtieron los acantilados del río en melódicos cuadros al óleo, al menos eso parecían las paredes rocosas que cierran el cauce bajo las composiciones de luz.

Y resultaba muy curioso ver los alrededores poblados por personas de lo más variopinto, tanto asiáticos, como americanos, australianos, europeos… personas todas ellas enamoradas de la música electrónica y que estaban aprovechando estas épocas para ir a los diferentes festivales que se celebran por el mundo.

 

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Extrañados por la elección del lugar, los responsables de la organización nos comentaron que la publicidad que Castilla y León y Extremadura han ido realizando estos años del meandro del Alagón, el Melero, hizo que se fijaran en estos parajes idílicos.

Y cuando les preguntamos qué influencia podía tener el Lost Theory Festival en la zona, nos comentaron que, además de la puesta en valor de los propios asistentes, las imágenes de esta zona extremeño-salmantina darían la vuelta el mundo, lo que no nos ha parecido raro puesto que tuvimos la oportunidad de ver un “drone” de la BBC tomando imágenes del festival y del entorno.

El impacto económico fue notable, ya que las poblaciones, tanto cacereñas como salmantinas, notaron un gran incremento de visitantes, con todos los beneficios que eso trae consigo. Sin conocer la valoración oficial, no dudamos de los beneficios.